Hay ciertas situaciones que debes de conocer en las que no es recomendable practicar o . Debes de conocerlas para poder evitarlas y que tu práctica no se vea perjudica.

Por otro lado, hay recomendaciones que también debes de conocer para hacer tus sesiones de autoterapia mucho más efectivas.

En este artículo conocerás cuáles son dichas contraindicaciones y cómo evitarlas para potenciar tus ejercicios de Qi Gong…

En la práctica de Qi Gong vamos a trabajar con la energía del cuerpo, vamos a requerir de nuestra mente la mayor atención, vamos a movilizar la sangre, a activar la circulación, etc. y es por ello que hay situaciones en que esto no es aconsejable bien porque nuestro cuerpo o nuestra mente no están dispuestos o en condiciones para que les exijamos lo que el Qi Gong requiere.

Por ejemplo, una de las contraindicaciones para la práctica de ejercicios de Qi Gong, es practicar justo después de haber comido. Durante la digestión, la sangre y las funciones corporales y mentales se concentran en favorecer esta tarea: la sangre se acumula en el estómago, la mente se aletarga (pues pensar consume mucha energía), el cuerpo se vuelve pesado (nos pide que nos sentemos o nos tumbemos),… En estas circunstancias es lógico que no le podamos pedir a nuestra mente que permanezca concentrada y atenta a nuestros ejercicios de Qi Gong ni será coherente que intentemos sacar energía y sangre de nuestra digestión para ejecutar nuestros ejercicios, estaremos perjudicando nuestra digestión y por supuesto nuestra práctica no nos hará ningún bien.

**VIDEO GRATUITO: Cómo Realizar Qi Gong Como Un Experto. ¡Impresionante! Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA

A continuación te voy a dar algunos consejos que tienes que tener en cuenta a la hora de practicar tus ejercicios de Qi Gong:

  1. No practiques Qi Gong ni con sensación de hambre ni inmediatamente después de haber comido. Espera al menos una hora después de terminar de comer para hacer tus ejercicios.
  2. No practiques si te encuentras muy cansado, limítate entonces únicamente a ejercicios de respiración, ejercicios sentado o tumbado.
  3. Si eres hombre, no debes practicar Qi Gong justo después de haber eyaculado. Aunque hay cierta controversia respecto de este tema, lo mejor es atender a las sensaciones de cansancio y falta de vitalidad que se siente tras la eyaculación y cumplir con el punto número dos. Lo recomendado es esperar entre doce y veinticuatro horas para poder comenzar con una práctica fuerte de esta disciplina. Sin embargo sí puedes practicar Qi Gong suave (sentado, tumbado, incluso de pié pero con poca intensidad, muy suaves)
  4. Si eres mujer, no debes practicar Qi Gong fuerte durante los días del periodo. Es muy importante tener en cuenta esta precaución. En estos días hay una pérdida de sangre real y ciertas alteraciones del organismo que le impiden atender a excesos. La práctica tendría que estar limitada a ejercicios de respiración y a ejercicios sentada o tumbada, muy suaves.
  5. Si padeces alguna enfermedad degenerativa, debes mantener el sudor dentro de tu cuerpo, esto es, no sudar durante la práctica. Hay un axioma en Medicina China que dice “el sudor es un desperdicio de la sangre”. Esto significa que cuando sudamos perdemos principios activos que contiene la sangre y es importante en estos casos no sudar para no perder energía con el sudor. El trabajo en estos casos tiene que ser más energético que físico, esto es, trabajo de respiración, ejercicios sentado y tumbado o de pie pero muy suaves y con mucha visualización creativa, concentración y atención.

Se podrían seguir añadiendo algunas recomendaciones más pero tampoco hay que obsesionarse, pues son recomendaciones al fin y al cabo válidas para la práctica de cualquier actividad física. Así es que la única recomendación extra que te voy a hacer es que uses tu sentido común a la hora de practicar y observes siempre cómo te sienta la práctica. Las contraindicaciones antes mencionadas se refieren a una práctica de Qi Gong seria, con flexión de rodillas y en sesiones de unos cuarenta minutos, lo cual no quiere decir que no podamos practicar de forma suave sin flexionar rodillas, sentados o tumbados.

Así es que siempre podremos adaptar la práctica a nuestras condiciones físicas y de salud y beneficiarnos tremendamente. Pues con este trabajo no sólo estamos apartando de nuestra mente pensamientos negativos, limitantes y nocivos para nuestra salud y recuperación (miedos, ansiedad, preocupación, angustia,…), sino que los estamos sustituyendo por acciones y pensamientos positivos que están dirigidos a fortalecernos y a recuperarnos más rápidamente.

Si te preocupa alguna situación en particular en que quisieras saber si es aconsejable o no practicar Qi Gong, o por tus circunstancias personales quisieras saber si el Qi Gong pudiera ser perjudicial para ti, escríbeme un comentario y aquí mismo te contestaré.

Gracias,

Jorge Beltrán – Terapeuta
Creador del Curso: http://RecuperaTuSaludConQiGong.com/