Respirar tumbadoLa respiración es uno de los pilares sobre los que se apoya la potencia sanadora del , y la mayoría de las personas quieren saber, desde que empiezan a practicar, cuál es la forma correcta de respirar cuando están haciendo los ejercicios de .

Respirar correctamente cuando estás practicando es fundamental para obtener energía y mantener la mente concentrada, alerta y en armonía con el movimiento. Sin la respiración adecuada, la práctica carece de una importante carga terapéutica a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

Quiero hablarte de cómo hay que respirar correctamente y cómo tienes que ir incorporando esta respiración a los Terapéutico para potenciar los efectos terapéuticos de esta gimnasia energética.

En primer lugar, quiero que entiendas que en un , por lo general, se enseña por niveles, esto es, en un primer nivel aprendes los movimientos y luego en cada nivel posterior se van añadiendo el resto de elementos como la respiración, la atención y la concentración más profunda, la visualización, etc.

Esto es así porque cuando estás aprendiendo algo nuevo, tu atención no puede estar en todos esos elementos a la vez, tu aprendizaje tiene que ser paulatino para que conforme vayas desarrollando tu mente e incorporando elementos a tu memoria y se vayan haciendo automáticos, de forma que ya no tengas que pensar en ellos, puedas ir añadiendo otros elementos y sumando complejidad y potencia a la autoterapia.

Es más, en el caso de la respiración, yo recomiendo siempre trabajarla por separado hasta dominarla y luego es que la puedes incorporar a los movimientos, de lo contrario puedes tener algunos problemas de atención y ventilación durante los ejercicios.

Te lo explico mejor con un ejemplo. Cuando aprendiste a conducir tenías que pensar en cada acción que realizabas mientras estabas conduciendo tu vehículo:  Pisar el embrague, meter la marcha adecuada, ir soltando el embrague mientras aprietas el acelerador, … y todo esto mientras miras a la carretera y mueves el volante para no salirte de la carretera.

Con el tiempo y la práctica todas esas acciones se fueron incorporando en ti de tal forma que se hicieron automáticas y ya no tienes que pensar en ellas, es más, ahora eres capaz de conducir relajadamente mientras hablas con tu acompañante, escuchas la radio o hablas por el manos libres por teléfono con alguien, e incluso se ha hecho tan automático que muchas veces te pasará que llegas a tu destino tan envuelto en tus pensamientos que no sabes ni cómo has llegado allí, a muchas personas les pasa esto.

Y es que la mente, una vez que ha incorporado un conocimiento correctamente, queda libre para recibir e incorporar más complejidad a la tarea, que de esta forma se hace sencillo, de lo contrario sería abrumador y no avanzarías. Es por eso que yo enseño la respiración por separado y no la incorporo a los movimientos hasta que se hayan dominado estos dos elementos independientemente y por separadado el uno del otro.

La forma correcta de respirar en Qi Gong es una respiración suave, profunda, consciente y muy natural, sin forzar el proceso de respirar. El aire tiene que llegar a la zona del ombligo ( Dantien). Se sabe que los pulmones no llegan hasta el ombligo, pero eso no importa, tú tienes que pensar que sí y relajar tu abdomen e hincharlo cuando inhalas y retraerlo cuando exhalas para vaciarlo de forma suave y lenta pero sin forzar la respiración e invirtiendo el proceso, vaciando el Dantien.

Dos detalles muy importantes:

  • La mente tiene que estar constantemente en el Dantien durante todo el proceso de la respiración.
  • Con no forzar la respiración quiero decir que no se tiene que oir ningún ruido al respirar, la respiración se hace suave y profunda.

Hagamos el ejercicio:

  1. Túmbate boca arriba y coloca tus manos apoyadas sobre el ombligo para notar el movimiento del abdomen, puedes ayudarte con algo pesado como un libro grueso y ponerlo entre las manos y el Dantien. La lengua pegada al paladar.
  2. Inhala todo lo lentamente que puedas por la nariz llevando el aire a la zona del ombligo permitiendo que el abdomen se hinche y suba manteniendo siempre la mente ahí.
  3. Ahora exhala lentamente por la nariz hasta vaciar por completo, atiende a tu vientre y comprueba cómo va bajando, puedes hacer incluso un poco de presión con las manos para ayudarle a relajarse aún más y completar el vaciado.
  4. Cuando has obtenido el vacío, vuelves a empezar con otra inhalación lenta, profunda y consciente.

Puedes practicar este ejercicio de respiración durante cinco minutos y antes de los ejercicios de Qi Gong, esto acondicionará tu mente extraordinariamente y te permitirá estar en un estado de más concentración y armonía, aquietando tu mente y elevando tu energía.

Conforme vayas dominando el ejercicio de respiración y puedas permanecer consciente de ella tumbado, puedes pasar a practicarlo sentado, luego andando y por último mientras haces los ejercicios de Qi Gong Terapéutico; llegado a este punto tu autoterapia con Qi Gong Terapéutico tendrá un extraordinario poder sobre tu salud a todos los niveles.

La clave es la constancia, es por ello que siempre recomiendo practicar todos los días. Si tienes cualquier duda o comentario puedes dejarlo aquí abajo en esta misma página, estaré encantado de leerlo y de ayudarte.

Y una cosa más, si te gustó este ejercicio, por favor, compártelo.

Gracias!

Jorge Beltrán – Terapeuta
Creador del Curso: http://RecuperaTuSaludConQiGong.com/